5 razones para hacer ciclismo


Cuando hablamos de ciclismo, puede tratarse tanto de BTT (bicicleta todoterreno) como de ciclismo de carretera. La BTT está especialmente indicada para los practicantes de trail. Ya que, además del trabajo cardiovascular clásico, permite aprender a leer las trayectorias correctas. Una facultad esencial en los descensos técnicos de los trails de montaña.

 

1. Para recuperarse después de una carrera (o una sesión larga)

Gracias al uso de la bicicleta, podrás efectuar una recuperación activa, que muchas veces es más interesante que el descanso absoluto. Porque las toxinas que se han generado durante el ejercicio se eliminan más rápidamente con una actividad muscular poco intensa. Tu principal objetivo será hacer «girar» las piernas lo bastante rápido (de 80 a 90 vueltas por minuto) utilizando un cambio lo suficientemente pequeño como para que solo ofrezca una débil resistencia. La sesión tiene que durar entre una hora y una hora y media, en función de tu nivel de práctica.

 

2.  Para retomar el entrenamiento después de una lesión (o mantener la actividad durante una lesión)

En función de la gravedad de la lesión o del lugar donde se sitúe, a menudo se puede practicar ciclismo sin sentir dolor, mientras que no es posible correr. Gracias al mantenimiento de una actividad física, podrás conservar tu capacidad física y cardiovascular. De este modo, cuando llegue la hora de retomar la actividad, recuperarás mucho más rápidamente tu nivel inicial.

Cuando se vuelve a retomar la actividad después de una parada completa, el ciclismo también es una herramienta indispensable, porque permite retomar la práctica suavemente, alternando el running y el ciclismo.

 

3.  Aumentar la cantidad total de entrenamiento

Gracias a la práctica del ciclismo, podrás aumentar tu volumen de entrenamiento semanal, limitando al mismo tiempo el riesgo de sufrir lesiones causadas por los impactos con el suelo. También podrás hacer salidas largas adicionales como  complemento de las que efectúes corriendo.

Si encadenas una sesión de ciclismo con una sesión de running, crearás una «prefatiga». Lo que permite correr con un agotamiento al menos parcial del glucógeno. De este modo, te aproximarás a las sensaciones del final de una carrera, limitando al mismo tiempo el riesgo de lesión.

 

4.  Desarrollar la potencia muscular

Si recorres tramos de carretera o de camino de subida con un gran cambio, rápidamente te acordarás de que tienes músculos en los muslos. Puedes efectuar estas subidas sentado en el sillín o mejor aún de pie sobre los pedales.

 

5.  ¡Para pasarlo bien!

Practicar ciclismo es una manera excelente de hacer que los entrenamientos sean más agradables, más divertidos, de descubrir nuevos horizontes y de hacer deporte de otra manera. Por lo tanto, es un medio excelente para mantener la motivación.

 

Como conclusión, podemos decir que el ciclismo es uno de los amigos más fieles del runner. ¡Así que aprovéchalo! Pero no te pases, porque no hay que olvidar que la mayoría del entrenamiento tiene que efectuarse corriendo.
 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA