El Trail, ¡una aventura que hay que preparar bien!

(1)

 

Establecer unos nuevos puntos de referencia

Como preámbulo, Thierry Breuil insiste en un punto de sentido común: "Cuando practicamos trail, incluso a un nivel relativamente modesto, los puntos de referencia cambian. Ya no se trata de correr un circuito de diez kilómetros alrededor de casa, sino de recorrer una distancia a veces importante respecto al punto de salida." Y recuerda: « Las condiciones meteorológicas pueden cambiar en función del tipo de terreno. Sobre todo si entrenamos en recorridos con desniveles: en altura, nunca hay que olvidarlo, el tiempo puede empeorar muy rápidamente...".

Sin mostrarse alarmista, Thierry Breuil añade: "Muchos corredores poco acostumbrados a correr por la naturaleza, solo piensan en bonitas imágenes y en un espíritu de convivencia. Pero nunca hay que perder de vista que es muy importante ser realmente progresivo antes de participar en competiciones prestigiosas como trail running Aubrac o los Templiers. Antes hay que pasar por muchas etapas previas."

 

La indispensable progresividad

El jefe de productos de Kalenji propone un método: "Hay que sentarse delante de una hoja en blanco y definir una progresión, fijando plazos. El primer año, es preferible limitarse a trails cortos, e incluso a simples carreras por la naturaleza. Es necesario acostumbrar progresivamente al organismo a tolerar cargas de entrenamiento más elevadas y a ser capaz de realizar esfuerzos más importantes en competición."

A propósito de la distinción – que a veces suscita debates – entre carrera por la naturaleza y trail, quizá haya que recordar la clasificación de la Federación Francesa de Atletismo (FFA) en cuanto a las distancias:
- Carreras por la naturaleza: menos de 21 km
- Trail corto: entre 21 y 42 km
- Trail: de 42 a 80 km
- Ultra Trail: más de 80 km

 

Adaptar el entrenamiento a los objetivos fijados

Thierry Breuil constata: "Puede que no sea fácil para los bretones entrenarse en cuestas o para los parisinos hacerlo por una zona de monte bajo. Así que hay que organizarse y dedicar algunos fines de semana a un trabajo específico. El resto del tiempo, es necesario atenerse al objetivo, buscando recorridos ondulados cerca de casa o corriendo sobre la cinta con unos porcentajes de pendiente importantes."

El antiguo ganador de los Templiers insiste en la importancia de fijarse unos bloques de trabajo para los fines de semana. "Lo más sensato es repartir en dos o tres días el tiempo de esfuerzo del futuro trail. Si nos preparamos para una competición de 20 km o si el objetivo es acabar en unas 5 horas, habrá que repartir esta duración entre el sábado y el domingo. Por ejemplo, 3 horas el sábado y 2 el domingo. El entrenamiento cruzado también es una buena manera de aumentar la carga de trabajo. Por ejemplo, una hora y media de carrera y una hora y media de bicicleta o BTT el sábado, y dos horas de carrera el domingo. "

Cuidado con realizar largas sesiones de ritmo muy intenso, sin marcarse un nivel de cansancio. "El objetivo es acostumbrar al cuerpo a un número de horas de esfuerzo cada vez mayor."

Thierry Breuil nos da un consejo para acabar: "A mitad de la semana se puede realizar una sesión más cualitativa. Con la intención de aumentar el ritmo cardíaco. Ya sea realizando un trabajo fraccionado sobre terrenos llanos – como un 10 x 400 m o un 6 x 3 minutos con periodos de recuperación –, ya sea entrenado en pendiente. La tradicional sesión de 30/30 es excelente. El tiempo de esfuerzo en subida puede alargarse en función del nivel de práctica y del tipo de competición que estemos preparando. "

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA