Trail o asfalto: ¿por qué elegir?


Universo asfalto

Raros son los corredores principiantes que se orientan de manera precoz a la práctica del Trail. El aprendizaje de las bases del running se hace generalmente sobre carreteras y caminos asfaltados o estabilizados. Desarrollo de las cualidades de fondo o mejora de la pisada son las bases que conviene trabajar en un universo poco o nada accidentado.

Cada uno conoce la increíble diversidad de las pruebas cronometradas sobre el asfalto propuestas a lo largo de todo el año. 10km, medias maratones, maratones, ultras, carreras reservadas a las mujeres o a los adeptos de la marcha nórdica: varios millones de españoles práctica el running y un porcentaje cada vez más elevado de esta población se atreve a practicar el deporte en competición. La carrera de los 10km y la media maratón siguen siendo las distancias más populares.

 

Espíritu Trail

Más allá del fenómeno de moda, el Trail ya es reconocido como una práctica en sí. Voluntad de salirse de los senderos demasiado visitados, deseo de superar una y otra vez sus límites visitando territorios pintorescos: una filosofía de libertad y de respeto por el medioambiente se asocia a la carrera en la naturaleza.

Pero el Trail, a diferencia de las ideas preconcebidas que tienen los que nunca lo han practicado, no está al alcance de todos. Requiere el uso de un material específico que permita sobre todo una autonomía de varias horas (zapatillas adaptadas a la naturaleza del terreno, ropa para protegerse de eventuales intemperies, móvil, manta de supervivencia..).

A la imagen del running tradicional sobre asfalto o caminos preparados, su práctica debe hacerse respetando una verdadera progresividad. Tiempo total de esfuerzo y dificultades de los recorridos: nunca hay que quemar etapas. Porque es cuando surge el riesgo de vivir experiencias particularmente desagradables e incluso peligrosas.

 

Más puntos en común que diferencias…

Las pasarelas son cada vez más numerosas entre las dos disciplinas. Es lógico, por no decir sano, que los practicantes visiten los territorios en función de sus deseos u oportunidades.

Para los adeptos tradicionales del asfalto – y sobre todo para los maratonianos –, pasar por la práctica del Trail es una manera de “oxigenarse”, de salirse de la rutina de un entrenamiento a menudo milimetrado y de aumentar su resistencia (sobre todo cuando se presenta un desnivel positivo significativo).

Para los practicantes de Trail, el asfalto resulta ser el terreno favorable a un trabajo de gamas (la famosa preparación física específica) y/o de fraccionado (particularmente sobre pista).

A saber, que el asfalto ya se va imponiendo a los practicantes de Trail durante las pruebas organizadas en el propio corazón de las aglomeraciones. Numerosas ciudades proponen ahora una multitud de Trails urbanos.

Ningún pique posible entre las dos disciplinas de la carrera a pie. Seas más bien adepto del asfalto o del Trail, el gesto y la naturaleza del esfuerzo siguen siendo fundamentalmente idénticos, divertirse corriendo !

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA