¿Cómo evitar y cuidar las ampollas?

(5)

Las nuevas zapatillas eran muy bonitas, pero... no fue buena idea calzarlas sin haber hecho un rodaje previo (tanto para correr un maratón, realizar una travesía de 6 horas o para ir a una boda). ¡Y además ahora tienes rozaduras y no puedes apoyar el pie con normalidad!

 

¿CÓMO CURAR UNA AMPOLLA?

Si la zona de rozadura está enrojecida pero no se ha desprendido la piel

Debes enfriar con cuidado la zona dolorida y aplicar una capa gruesa de crema hidratante.

 

Si se ha forma una ampolla de aspecto blanquecino o rojizo

Si la piel no se ha desgarrado, debes desinfectar la piel y después drenar el líquido punzando la ampolla con una jeringuilla estéril desechable para volver a pegar la piel cuidadosamente. Lo ideal es dejar el pie al aire libre para secar la piel y, si fuese necesario, volver a drenar. Si tienes que calzarte de nuevo las zapatillas, después de volver a desinfectar debes cubrir la ampolla con un apósito cicatrizante (hidrocoloide, gasas grasas...). Como último recurso, puedes secar la lesión con una solución acuosa de eosina, pero es mejor evitarlo pues la coloración roja impide ver una posible sobreinfección.

 

Si la ampolla está abierta

Si la piel está demasiado desgarrada para poder pegarla de nuevo, debes desinfectar y después retirar las tiras de piel con un accesorio estéril. Los siguientes pasos del tratamiento a seguir son los mismos que en el caso anterior.

Siempre se debe colocar el apósito sobre una piel limpia y seca, y si es posible limpiando la piel sana en la que se va a colocar el apósito con alcohol de 70º modificado. La banda autoadhesiva debe ser elástica en los 2 sentidos para seguir el movimiento del pie, se aplica con una ligera tensión para que no forme pliegues. De lo contrario, el apósito se puede despegar y provocar una nueva rozadura.

Si la superficie lesionada es muy grande, y cubre más de 1/4 del pie, o si las rozaduras se montan unas sobre otras, lo más recomendable es consultar con un médico o un especialista.

En cualquier caso, debes ser muy cuidadoso con la desinfección, pues las zapatillas no son un medio muy higiénico...

 

¿CÓMO EVITAR LAS AMPOLLAS?

La elección de las zapatillas

La elección de las zapatillas es primordial para evitar las rozaduras producidas por los calentamientos. Por supuesto debes probártelas y, si es posible, a última hora del día para que los pies ya estén ligeramente hinchados. El pie debe estar bien calzado en la zapatilla, sin puntos duros ni fricciones.  Y ante todo... ¡no pienses que las zapatillas se amoldarán a tus pies!

Por tanto, evita llevar las zapatillas nuevas durante mucho tiempo seguido, es mejor llevarlas un poco cada día para ablandarlas y comprobar que no notas ninguna molestia.  

Si a pesar de este periodo de rodaje sigues notando molestias, ponte una protección adhesiva de forma preventiva.

 

La elección de los calcetines

Para practicar running, los calcetines deben ser finos y aireados para evacuar el sudor y la humedad. Deben estar adaptados a la talla y, si es posible, deben ser asimétricos para ajustarse mejor a cada pie. Deben tener una zona elástica en la parte central del pie para que no se muevan y evitar la formación de pliegues. También existen calcetines de una materia que limita los riesgos de rozaduras.

Si practicas trails, tampoco debes olvidar las polainas que evitarán que penetren elementos que pueden causar heridas (pequeñas piedras, ramas, tierra) en las zapatillas.

 

La preparación de los pies

Si te has planteado realizar una prueba que por su duración o condiciones (calor, humedad) te puede exponer a riesgos de rozaduras en los pies, lo idea es curtir la piel para ablandarla y volverla más resistente. Para ello, 3 semanas antes de la prueba, aplica cada dos días zumo de limón en los pies y crema hidratante. También hay disponibles en el mercado productos para curtir los pies.

Antes y durante la prueba, aplica una capa gruesa de crema hidratante en los pies, salvo si la prueba se desarrolla en condiciones húmedas o arenosas. Si es posible cambia de calcetines, incluso de zapatillas, durante la prueba.

Gracias a estos consejos, espero que pronto vuelvas a disfrutar del running.

 

Artículo redactado por Frédéric Delval, Podólogo y apasionado de running.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA