Correr durante la hora de la comida


Aprovechar la pausa de la comida para salir a correr o realizar un entrenamiento fraccionado: cada vez son más los corredores de todos los niveles que eligen esta opción. ¿Cómo entrenarse al mediodía para progresar? Elementos de respuesta…

 

Logística: cada minuto cuenta…

Son pocas las pausas de mediodía de más de 90 minutos. Es importante aprovechar cada minuto para la sesión de entrenamiento y respetar el programa previsto. Además, no puedes llegar tarde al trabajo. Es útil programar la alarma para que suene una hora y luego media hora antes de la pausa, para que en el último momento no tengas una llamada pendiente o un mail imprevisto.

Asegúrate de que llevas todo lo necesario en la bolsa de deporte. ¡Nada es más frustrante que prepararse mentalmente para correr y darse cuenta en el último momento de que hemos olvidado los pantalones o las zapatillas! Concédete cinco minutos para cambiarte y calcula –si es necesario, haz un test– el tiempo que necesitas después del entrenamiento para volver a estar operativo en tu puesto de trabajo. Si en la empresa no hay ducha a disposición de los trabajadores –y tienes que utilizar las instalaciones de un gimnasio cercano– lleva en la bolsa jabón y toalla (también desodorante y toallitas) para lavarte y secarte antes de volver a ponerte la ropa de trabajo.

 

Alimentación: ¡nunca salgas con el estómago vacío!

Si tienes previsto salir a correr entre las 14 y las 16 h, debes tomar un desayuno equilibrado que aporte glúcidos. Pos ejemplo, dos rebanadas de pan con miel y mermelada, o un bol grande de cereales (tipo muesli) mezclados con yogur natural (de soja si tienes alergia a los productos lácteos).

- No tomes demasiado café.

- Bebe agua regularmente a lo largo de la mañana. Debes tener una buena reserva de líquidos.

- Toma una fruta fresca o una barrita de cereales como tentempié hacia las 12 h. No te olvides de que vas a correr unos 45 minutos y de que luego te espera una tarde de trabajo…

 

Sobre todo, prepara la comida que tomarás cuando acabes el entrenamiento. Una bebida para el esfuerzo, un plátano, una manzana y dos o tres rebanadas de pan de cereales con queso para untar es un menú fácil de tomar delante del ordenador.

 

Entrenamiento: varía el programa de las sesiones

Durante 45 minutos puedes experimentar varias intensidades de esfuerzo. Empieza sistemáticamente con un calentamiento –cada vez más dinámico– de unos veinte minutos. A continuación, márcate el objetivo de dar ritmo a tus pasos.

 

Algunos ejemplos de entrenamiento son:

- Calentamiento (20 min) + 15 min a velocidad de 10 km o semimaratón + 10 min a un trote lento.

- Calentamiento (20 min) + 15 x 30-30 (30 segundos rápido, 30 segundos trote) + 10 min de marcha rápida o ejercicios de preparación física.

- Calentamiento (20 min) + 4 x 3 min rápido separados por 90 s de recuperación + 10 min para volver a la calma.

 

Un estudio publicado hace diez años en Medicine & Science in Sport & Exercise afirma que la práctica de una actividad física mejora la productividad, la calidad del trabajo y la capacidad de cumplir plazos.

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA