¿Cuál es la mejor hora del día para correr?

(14)

 

Mañana

Aunque los adeptos a practicar footing a primera hora de la mañana opinen lo contrario, no es el mejor momento para entrenar.Hay varias explicaciones:

- La temperatura corporal es más baja lo que provoca rigidez a nivel muscular.Por tanto es bastante difícil entrar en acción: los primeros kilómetros cuestan más.

-  La capacidad pulmonar es bastante mediocre sea cual sea el nivel del corredor.Por este motivo, la sensación de esfuerzo es a menudo más fuerte por la mañana que al final de la tarde.

- Los stocks de glicógeno se han empezado a consumir durante la noche - incluso si tomas un desayuno equilibrado antes de empezar a correr.Por tanto, el organismo tiene menos reservas y se cansa más rápidamente.

A pesar de estas alteraciones fisiológicas, el entrenamiento a primera hora del día sigue siendo una excelente forma de empezar la jornada y de prepararse dinámicamente para las horas de trabajo. Correr por la mañana también es un ejercicio que forja un buen mental.Además no debes olvidar: las salidas de carreras en asfalto (10 km, semimaratones o maratones) generalmente tienen lugar a 9 h o 10 h. Entrenar al levantarse te preparará mejor para el día D.

El tipo de sesión matinal ideales: De 40 min a 1 h con cadencia de resistencia (menos del 75% de la frecuencia cardíaca máxima) sin buscar un ritmo intensivo.

 

A mediodía

Muchos corredores eligen correr durante la pausa de mediodía (eligiendo no hacer incluso una comida completa) con el fin de no reducir el tiempo de ocio tras la jornada laboral.El organismo - sin estar en su pico máximo - tiene mejor rendimiento que a primera hora de la mañana.Por tanto puedes realizar un esfuerzo más cualitativo.Con las siguientes ventajas:

- Entrenar a mediodía, en vez de por la tarde, deja más tiempo al organismo para digerir los entrenamientos constantes aumentando el ritmo cardíaco.Facilita conciliar el sueño por la noche.

- La sesión de mediodía a menudo es más concentrada porque el nivel de cansancio general es menos elevado que tras una jornada completa de trabajo.

Es difícil tener mucho tiempo disponible a mediodía, salvo los fines de semana.Por tanto, es preferible decidir con antelación el programa de la sesión con el fin de controlar el tiempo lo más precisamente posible.

La sesión de mediodía ideal: Después de un calentamiento de al menos 20 minutos, efectuar un trabajo fraccionado (en pista o en la naturaleza).Por ejemplo: 10x400 m o 6x800 m (en pista), 6x3 min o 3x6 min (en la naturaleza). Finalizar con una recuperación de aprox. 15 min.

 

A última hora de la tarde

Entre las 17 h y las 19 h el organismo es más eficiente. Según numerosos estudios efectuados a practicantes de running (y también a nadadores y ciclistas), el rendimiento aumenta de un 5% a un 10% a última hora del día.Potencia muscular y capacidades pulmonares: todos los indicadores son favorables.

Por tanto conviene entrenar, cada vez que sea,posible, antes de cenar.Sabiendo que es difícil motivarse para salir a correr al final del día.Se ha constatado que los corredores matinales son más asiduos al entrenamiento que los corredores que prefieren la segunda mitad del día.

La sesión ideal de última hora de la tarde es: Después de un calentamiento de al menos 20 minutos, entrenar al ritmo de trabajo deseado para las competiciones futuras.Y para finalizar la sesión, realiza series de sprints (10 veces 30/30 o 5 veces 2 minutos rápido, 1 minuto trotando).Recuperación de aprox. 15 min.

 

Más allá de los logros a alcanzar

La práctica del running se debe integrar de la forma más armoniosa posible en la vida familiar y profesional.Es preferible hacer algunos sacrificios - especialmente cuando se acerca una competición - pero el entrenamiento no debe ser nunca fuente de desequilibrio a nivel personal.

Por tanto, es preferible no estar obsesionado por el horario de algunas sesiones y olvidar las expectativas de entrenamientos en condiciones ideales y de logros en progresión constante. Por la mañana, a mediodía o a última hora de la tarde: un kilómetro siempre equivale a 1.000 metros. ¡Debe prevalecer la satisfacción de correr !

 

Es aconsejable no marcarse un horario estricto - ni tampoco un recorrido - de entrenamiento.Haciendo trabajar al organismo de forma distinta y constante obtendrás progresos más regulares.

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA