Diez razones para convencerse de los beneficios del running

(9)

¡No es fácil derrumbar algunos tópicos! Por ignorancia –o simplemente porque les conviene–, la gente que no corre tiende a demonizar la práctica del running. Quizá sea útil ver diez razones para terminar con las dudas.

 

1. Correr es beneficioso para la salud

Es la razón número 1, la que debe o debería convencer a los más escépticos. Según un estudio realizado con 1,5 millones de hombres y mujeres y cuyo resultado se ha publicado recientemente en la revista JAMA Internal Medicine, un corredor que desarrolla resistencia mejora a veces de forma espectacular la salud cardiovascular y reduce el riesgo de desarrollar la mayoría de cánceres. Vivir más tiempo y con mejor salud:  ¡un regalo para todos los corredores!

 

2. Correr crea las condiciones para aumentar la paz interior

No, el running no es un deporte aburrido.  Todo lo contrario. Un corredor viaja hacia lo más profundo de su ser, se concentra en el esfuerzo, se inspira del entorno y reflexiona sobre su existencia. Y crea las mejores condiciones para alcanzar la paz interior.

 

3. Correr ayuda a ver el mundo de otra forma

Sin darse cuenta, los corredores cambian su comportamiento. Utilizan menos el coche (si poseen uno), comen de un modo más equilibrado y ven el mundo de otra forma. Quizá porque duermen mejor, porque están más relajados, porque alcanzan un equilibrio...

 

4. Correr no es sinónimo de lesionarse

Evidentemente, el riesgo existe. La práctica del running conlleva impactos y molestias en huesos, músculos y tendones.  Pero correr con regularidad (y durante décadas) no implica obligatoriamente lesionarse. Sobre todo si se tienen en cuenta algunos elementos básicos: calidad de zapatillas, aumento progresivo de kilómetros, respetar las fases de recuperación y escucharse a sí mismo.

 

5. Correr es un medio fantástico de (volver a) confiar en uno mismo

La práctica regular de running ayuda tanto en el aspecto físico como en el mental.  ¡Cuántas heridas psicológicas se curan corriendo! ¡Cuántos problemas sin solución se resuelven mientras se corre! ¡Cuántos complejos de inferioridad se superan con el running!

 

6. Correr estimula el deseo de superación

No es necesario correr maratones. Tampoco participar en competiciones. El deseo de superación no siempre es cuestión de técnica. A veces reside en otros sitios:  en la duración de las sesiones de entrenamiento, en la capacidad de correr con cualquier tiempo, en la necesidad de escapar de la rutina cotidiana.

 

7. Si corres, conoces gente

Esfuerzo individual, pero deporte colectivo: es así como puede resumirse la forma en que cada vez más corredores de cualquier nivel practican su deporte.  El esfuerzo crea una unión que no entiende de clases sociales o culturales.

 

8. Correr no es una droga 

¡No hay que demonizar las ganas de correr! ¡Correr no es una droga! Nadie debe avergonzarse –o ser criticado– por querer viajar usando las piernas. A excepción de cuando cuerpo y mente piden reposo. Por lo demás...

 

9. Si corres, sonríes

Los corredores lo saben y deberían decirlo plenamente convencidos: con solo practicar footing durante 10 km, encuentras (junto a la sonrisa) una buena dosis de optimismo. ¡Sin pasar por la farmacia!

 

10. Correr es sobre todo un placer

¡Quienes lo ponen en duda, deberían tomarse un tiempo para probarlo! Que acepten descubrir este acto simple y sin embargo misterioso, dejando a un lado sus prejuicios. Que acepten la idea de realizar un esfuerzo para luego obtener la recompensa. Sí, ¡correr es sobre todo una satisfacción!

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA