¿Eres un corredor conectado?

(9)

La práctica del running se acompaña y se complementa cada vez de forma más masiva de accesorios tecnológicos que permiten medir los datos esenciales del entrenamiento. Tiempo de esfuerzo, distancia recorrida, frecuencia cardíaca, velocidad media: el running en versión 2015 ya no deja (casi) nada al azar...
 

El auge del running conectado

En la última década, muchos corredores se han acostumbrado a entrenarse llevando consigo el móvil. ¿Obedece esto a un deseo de mantenerse en contacto con familiares y amigos o a una necesidad de estar más tranquilo? Sin duda, hay un poco de ambas cosas. Un estudio reciente asegura que el 41% de las mujeres y de los hombres que practican running lo hacen llevando consigo el smartphone.

Y algo aún más espectacular: el 54% de los corredores llevan puesto un reloj GPS. Una cifra que muestra la adopción masiva de un accesorio tecnológico relativamente reciente y con unas funcionalidades que han evolucionado mucho en los últimos años.

 

Aprender a correr inteligentemente

Solo hay que plantear el tema a los corredores que llevan practicando running desde hace varias décadas para darse cuenta del camino recorrido. Dominique Chauvelier, un icono del maratón francés y creador del concepto de los "marcadores de ritmo", señala: «Antes, nos entrenábamos con un simple cronómetro. ¡Y no siempre! Nunca se hablaba ni de VMA (velocidad máxima aeróbica) ni de FCM (frecuencia cardíaca máxima)…»

Los tiempos han cambiado. Actualmente, el corredor lleva consigo – gracias a un simple reloj GPS – una herramienta capaz de mostrarle numerosos parámetros. Gracias a ello, las técnicas de entrenamiento son más divertidas, más calibradas y, sin duda, más «científicas». Pero, sobre todo, ahora garantizan un mejor control de la progresión.

 

Algunos consejos:

- Ser imaginativo. La tecnología permite multiplicar hasta el infinito, o casi, el programa de las sesiones de entrenamiento. Pero cuidado, hay que respetar una verdadera progresividad con el kilometraje y con la intensidad del esfuerzo. También hay que procurar respetar las fases de recuperación: durante una sesión, así como en la alternancia indispensable entre esfuerzos sostenidos y moderados.

- Respetar – parece algo obvio, pero conviene recordarlo – las zonas de esfuerzo programadas, si llevamos un cardiofrecuencímetro.

- Evitar que el reloj GPS asuma el poder. Es preferible seguir escrupulosamente un plan de entrenamiento validado en función del propio nivel de partida y del objetivo. Y no añadir kilómetros inútiles o modificar el ritmo programado por el mero «placer» de batir récords en el historial del reloj GPS. .

 

Sin convertirse en un esclavo de la tecnología

El deseo legítimo de medir la realidad de un esfuerzo de manera más objetiva y de conservar un registro de ello para analizar los progresos realizados no debe convertirse en una obsesión. Ya que – en este caso – corremos el riesgo de perder por el camino el placer de correr…

 

Algunas sugerencias:

- Relativizar – tanto si son buenos como si son mediocres – los datos registrados después de una sesión de entrenamiento. La gestión equilibrada de una temporada de running (basada en un mejor aprendizaje de la práctica deportiva) debe organizarse de manera que incluya momentos de mayor y menor intensidad. De hecho, unos días las piernas e incluso el corazón están mejor que otros. Por lo tanto, no hay que dejarse llevar por la euforia ni caer en el catastrofismo…

- Realizar al menos un footing por semana sin el reloj GPS o cualquier otro accesorio electrónico (reproductor mp3 y smartphone incluidos). Y correr en estas ocasiones con la única ambición de dejarse llevar por las sensaciones y fundirse con el entorno. 

 

Muchos corredores aseguran que no pueden realizar el más mínimo footing sin su reproductor mp3. Otros consideran que el hecho de escuchar música impide la relación que hay entre el cuerpo y la mente. Sin embargo, según algunos estudios, la noción de esfuerzo es más tolerable si un impulso musical fija el ritmo. Con una condición: no subir demasiado el volumen para poder detectar en todo momento la inminencia de un posible peligro…

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA