Prioridad a las sensaciones

(1)


El cronómetro no lo es todo. Buscar la progresión cueste lo que cueste a veces resulta fuera de contexto. Correr por placer – privilegiando las sensaciones en el propio corazón del esfuerzo: más que una táctica. Una filosofía…

 

Variando regularmente los ritmos

¡No hay nada peor que el hastío! Correr siempre a la misma velocidad – generalmente senatorial – tiene una consecuencia: el placer de entrenar se atenúa hasta desvanecerse por completo.

Cada corredor, sea cual sea su nivel, posee un repertorio de ritmos. Del trote tranquilo y ligero – que se puede privilegiar durante sesiones largas de fondo – al esprint rápido, conviene practicar cada ritmo a intervalos regulares.

¿Cómo? Variando el programa de las salidas. El respeto de un plan de entrenamiento ayuda generalmente a evitar que se instale la rutina. Recurrir también y sobre todo a la imaginación y a la audacia: dando ritmo a las sesiones y alternando constantemente las velocidades.

Por ejemplo y después de un calentamiento cada vez más dinámico de al menos veinte minutos:

- 2 x 5 minutos a ritmo elevado. El sofoco es moderado. Procura equilibrar tu esfuerzo para no bajar el ritmo antes de los cinco últimos minutos de esfuerzo. Caminar a ritmo rápido o trotar lentamente durante tres minutos entre cada repetición.

- 10 x 30/30. ¡Es un clásico! Alternar 30 segundos rápidos con 30 segundos lentos (pero sin caminar). Conservar la concentración sobre la técnica de la carrera para no desentonar. Si diez repeticiones parecen excesivas – o si las sensaciones al esfuerzo no son buenas –, acortar el programa de la sesión.

 

Cambiando regularmente el recorrido del entrenamiento

Igual de importante y quizás aún más fundamental a largo plazo. La carrera no es un deporte de temporada. Anular la salida prevista por unas condiciones climáticas demasiado húmedas (como los ciclistas) o adaptarse a los horarios de los grupos escolares (como los aficionados a la natación): los corredores no conocen este tipo de impedimentos.

El running es el deporte de todas las libertades. Razón de más para no confinarlo a un pequeño perímetro repetitivo durante semanas, meses y años. Es posible cambiar a menudo de recorrido sin tener que coger el coche o el transporte público. Y si te ves obligado a tomar el transporte público, unirse a un grupo de corredores a correr en grupo.

 

Algunos consejos :

- Validar dos o tres lugares e itinerarios que permitan efectuar un trabajo específico: una pista de atletismo de 400m para el trabajo en fraccionado, una pendiente de unos 200m con un desnivel comprendido entre 6 y 8% para trabajar la potencia, un camino llano y recto para practicar esfuerzos de intensidades variables.

- Alternar el contenido de las sesiones (no realizar nunca esfuerzos de tipo fraccionado dos días seguidos) y los recorridos. Si el humor – o el nivel de cansancio – dicta un programa lánguido, quedarse cerca de casa para no sentirse atrapado por distancias demasiado importantes.

No dudes en imponerte un trayecto de unos diez minutos (¿por qué no en bici?) para unirte a un grupo de amigos o para ir a un club y apuntarte a una larga salida colectiva – generalmente programada durante el fin de semana.

 

¡ Correr es mucho más enriquecedor practicado de manera colectiva !

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA