¡Que te vean durante tus carreras nocturnas!

(1)

 

Cada vez más populares, las carreras nocturnas presentan la ventaja de trastornar nuestros puntos de referencia. Pero para disfrutar plenamente a la hora de evolucionar fuera de su zona de confort, es imperativo prepararse de manera meticulosa y ser siempre muy prudente.

 

Darle importancia a la calidad de su equipamiento

La noche es hostil. Al menos es la percepción que tienen de ella, los y las que la pasan corriendo. ¡Sobre todo si es la primera vez!

Correr en la oscuridad requiere estar perfectamente equipado. No sales a correr un simple footing a plena luz del día en un parque al lado de casa.

Ante todo, ver y ser visto. La linterna frontal (o gorra linterna) será tu compañero a lo largo de toda la noche. Dos consejos: no dudes en gastarte algo más de dinero y prevé pilas de recambio (en caso de necesidad, repite varias veces sin visibilidad los gestos que permiten sustituirlas).

Luego, compra el material aconsejado (el indicado por los organizadores): silbato, manta de supervivencia, móvil. Y si temes pasar frío, lleva guantes, gorro y un cortaviento. Piensa también en el avituallamiento y en la manera en que vas a administrar tu alimentación durante la carrera.

 

Reconocer el recorrido de manera meticulosa

Un paso absolutamente necesario. Ahora ya existe la posibilidad de obtener información previa a la carrera: desnivel del terreno en los diferentes puntos del recorrido, naturaleza del suelo, colocación exacta de los avituallamientos y de los puestos de primeros auxilios…

¡Aprende de memoria el esfuerzo que te espera! Debes ser capaz, antes de tomar la salida, de saber con exactitud lo que te espera. No olvides que la oscuridad trastornará tus puntos de referencia y que nunca se es demasiado prudente.

 

Respetar las consignas de seguridad

Las carreras nocturnas están a menudo precedidas por numerosos mensajes destinados a los participantes. Meteorología, naturaleza del terreno, precauciones a tomar (prendas suplementarias a llevar consigo, pasos a seguir en caso de abandono…): los organizadores son los únicos en saber donde vas a meter los pies. Obedecer a sus consignas de seguridad es un simple reflejo de sentido común.

No culpabilices si demuestras ser muy prudente hasta el punto de parecer excesivo. Sigue tu instinto y no dudes en tomarte tu tiempo para:

- Preguntar a los voluntarios presentes en el recorrido.
- Acudir a los equipos de primeros auxilios en caso de malestar o mareo.
- Llamar al número de emergencias generalmente a disposición de los participantes de pruebas nocturnas.

 

Conocer sus límites

Es probable, si participas a una carrera nocturna, que la distancia sea consecuente y que ésta proponga una parte incierta. El viaje es ante todo interior ya que la relación con lo que se ve se limita a unos metros iluminados por una linterna frontal.

Saber apreciar sus límites, de la manera más precisa posible, es indispensable para administrar su esfuerzo y evitar tomar riesgos. Al ser posible, quédate cerca de algunos corredores. Y sobre todo, conserva todos tus sentidos en alerta. ¡Correr de noche siempre es una experiencia realmente extraordinaria!

No tengas miedo del cambio de marco y de dimensión. Correr de noche ofrece otras sensaciones que conviene apreciar tomando ciertas precauciones.
 

Corre con toda seguridad con Kalenji. ¡Buena carrera a todos!

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA