Running y tabaco

(28)

 

Hay cosas evidentes que a veces conviene recordar: fumar no es muy compatible con una práctica regular y plena del running, ya que el consumo de tabaco va en contra de todos los beneficios que el running tiene sobre la salud.

 

El impacto del tabaco en el corredor

Los pulmones, el corazón e incluso los músculos se resienten mucho si se combina regularmente el tabaco y el running. Desde 2002, el Comité Francés de Educación para la Salud (CFES) alerta respecto a algunas cuestiones:

- El monóxido de carbono, que se inhala al fumar, favorece la hipoxia, es decir el déficit de oxígeno.

- La nicotina provoca un aumento del ritmo cardíaco y de la tensión arterial (incluso en reposo) – y de rebote un consumo mayor de oxígeno por parte del corazón.

- El riesgo de infarto aumenta en los deportistas fumadores de más de 40 años que se someten a esfuerzos intensos.

 

Por lo que se refiere a los músculos, el CFES señala que: «Los músculos, al igual que los pulmones y el corazón, necesitan una sangre rica en oxígeno para funcionar eficazmente. Sin embargo, el tabaquismo provoca una vasoconstricción periférica, que tiene como consecuencia una menor oxigenación de los tejidos.» Además, la nicotina aumenta la producción de ácido láctico.

 

Una reducción de la VO2máx directamente relacionada con el consumo de cigarrillos

 

Un estudio realizado hace unos quince años por una universidad norteamericana demostró que los fumadores consumían de media un 6% más de energía para realizar un esfuerzo de intensidad ligera. Unas cifras claramente previsibles si tenemos en cuenta que los cigarrillos afectan muy negativamente a la VO2máx (que define la cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede utilizar por unidad de tiempo – y que se expresa en litros/minuto). Además, se puso de relieve que el consumo de tabaco tenía un impacto directo sobre la VO2máx. En concreto, cuanto más se fuma más se reduce la capacidad cardiovascular.

 

En contra incluso del objetivo perseguido…

Los corredores, además de disfrutar practicando su deporte favorito a diario, lo que quieren casi de manera unánime es mejorar su estado de salud. Lo que desean es vivir más tiempo y, más aún, vivir más tiempo disfrutando de una buena salud. Las estadísticas sobre la esperanza de vida sin discapacidad (EVSD), que actualmente se considera más importante que la simple esperanza de vida, indican que las enfermedades crónicas juegan un papel cada vez más importante a partir de los 60 años.  En este sentido, el tabaco es uno de los factores clave para el desarrollo de cánceres y la alteración de la capacidad cardiovascular. Así que correr sin fumar es sin duda una de las maneras más eficaces de envejecer... ¡sanos!

 

Testimonio: Pascal, ex-gran fumador y más de 50 maratones en su haber

«Durante unos quince años me fumé entre 20 y 30 cigarrillos al día», admite Pascal. En esa época, corría un poco. Me costaba. Tosía mucho después del esfuerzo. Dejé el tabaco sin haberlo pensado mucho y de un día para el otro el running pasó a ser muy importante, porque no quería engordar. El año siguiente, corrí mi primer maratón. Y luego los fui encadenando. He corrido más de cuarenta 42,195 km en menos de 3 horas. Hoy en día, cuando pienso en el tabaco me parece algo irreal, como de otra vida».

 

Mensaje para los corredores y las corredoras que fuman: ¡no sois los únicos(as)! No existe ninguna estadística fiable al respecto, porque a los «runners» les cuesta admitir que fuman. Pero no hay duda de que lo mejor es no ocultar que se fuma (de manera ocasional o regular), para así poder encontrar en el propio entorno la ayuda necesaria para dejar de manera definitiva este hábito.

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA