Runnning, calor y ducha… Modo de empleo

Después de una sesión bajo los efectos del calor veraniego, cada corredor sueña con el confort refrescante de una buena ducha fría… Pero cuidado, el riesgo de choque térmico y de malestar cardiaco es muy importante. Sigue nuestros consejos…


Para comprender mejor: 

Los medios para enfriar el organismo después del  esfuerzo

Después de una sesión con calor, para conservar la temperatura del cuerpo, el organismo dispone de dos sistemas de termorregulación: 

La vasodilatación:  augmento del débito sanguíneo bajo la piel para evacuar el calor interno.

En efecto, al final del esfuerzo, para aclimatarse al calor ambiente y producir su propia energía, el organismo debe regular su homeostasia. El caudal de sangre hacia los músculos y la piel se acelera y solicita de manera importante el sistema respiratorio y cardiaco.

La transpiración : durante el ejercicio con calor, la producción de sudor y su evaporación permiten enfriar y reequilibrar la temperatura corporal.

 

¿Cuándo ducharse? 

Al parar el esfuerzo, es importante dejar el organismo regular su temperatura corporal mediante la producción de la transpiración durante un período de 20 minutos antes de ducharse. Durante este tiempo, el corredor debe hidratarse con una bebida glucídica y mineral no fría y realizar unos estiramientos.

 

Is a warm shower or a cold shower better?

Algunos corredores prefieren tomarse una ducha fría para reafirmar los tejidos, otros prefieren ducharse con agua caliente para relajar sus músculos después del esfuerzo realizado. Para comprender bien, determinemos los efectos de la temperatura del agua sobre el cuerpo: 

La ducha fría impide la eliminación de las toxinas musculares producidas durante la carrera. Y de ahí, las toxinas acumuladas bloquean el drenaje sanguíneo y linfático hacia los órganos. El corredor sufre rápidamente de calambres y de agujetas.

La ducha caliente tiene como efecto aumentar el tamaño de los vasos sanguíneos periféricos impidiendo una circulación sanguínea interna hacia el corazón. Esta falta de retorno venoso reduce el paso del oxígeno hacia los principales órganos del cuerpo sobre todo el cerebro. El corredor puede notar aturdimientos y ser víctima de pérdidas de conocimiento más o menos importantes.

Pero eso no es todo, el agua caliente para la producción natural del sudor y sigue calentando la piel. El corazón se ve obligado a bombear más y de ahí el riesgo de aparición de dificultades cardiacas.

 

>> Al final del ejercicio con calor, se aaconseja tomar una ducha templada con una temperatura muy parecida a la del cuerpo para evitar cualquier reacción homeo-estática brutal.

A saber : con calor, el corredor debe esperar unos veinte minutos antes de tomarse una ducha tibia para permitir a su organismo regular progresivamente su producción de transpiración. Durante este tiempo de aclimatación térmica y cardiaca, el corredor puede aprovechar para realizar pequeños estiramientos o para caminar.

 

El running en verano… ¡Respeta tu cuerpo para correr en plena forma! 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA