¿Te cuidas bien tus pies ?

(7)

Busca el calzado adecuado para tus pies

Elegir unas zapatillas adecuadas es imprescindible para mantener los pies en buena salud.

Es preferible comprar las zapatillas por la tarde después de las 17 horas o después de haber corrido.En efecto, el pie se aplasta y, por lo tanto, se alarga a lo largo del día y durante la carrera. Es indispensable probarse las zapatillas en los dos pies y abrochárselas bien.

Como regla general, es necesario un margen de alrededor de 1/2 anchura de pulgar entre la punta de la zapatilla y el dedo más largo, cuando el pie se encuentra en flexión (apoyado delante y con el talón separado del suelo).Corretea con las zapatillas puestas: los dedos no deben entrar en contacto con la punta de la zapatilla y el talón debe quedar bien encajado. No debe producirse ninguna molestia: no debes sentir no las costuras ni puntos duros.

La elección del modelo también debe tener en cuenta tu peso, el tipo de pisada, el nivel deportivo, la frecuencia y la duración de la carrera.

 

Ponte calcetines

La elección de los calcetines es al menos tan importante como la de las zapatillas, porque son los que eliminan la humedad. Hay que procurar que no existan costuras molestas en la zona de los dedos.Pasando la mano por el interior del calcetín, podrás comprobar que el tejido utilizado no sea irritante.

Ponte siempre calcetines con las zapatillas de running. ¡Tendrás menos problemas para lavar unos calcetines que el interior de unas zapatillas! 

 

¡Prepárate unos pies de competición!

El entrenamiento prepara los pies de la misma manera que prepara la respiración, los músculos y los tendones para el esfuerzo.

Durante la carrera, el pie se calienta dentro de la zapatilla.Puede resecarse y perder flexibilidad.Pero el exceso de humedad provocada por unas condiciones lluviosas también puede fragilizar la piel.

Puedes reducir estos fenómenos recurriendo al curtido de los pies.Existen productos de parafarmacia listos para su empleo, pero puedes prepararlos tú mismo. Aplícate, por la mañana, zumo de limón puro sin azúcar y, por la noche, una crema hidratante durante 10 a 20 días antes de la prueba.La mañana de la competición, vuelve a aplicarte una buena dosis de crema en los pies, excepto si el recorrido es húmedo.Si es necesario, también pueden protegerte los pies con una venda adhesiva.

 

Durante la carrera

Una vez el trabajo previo realizado, los pies están listos para la carrera.Queda poco por hacer, excepto en caso de trail y distancias largas.

En trail, cámbiate de calcetines regularmente, sobre todo con tiempo húmedo.Para distancias largas, llévate crema hidratante y, si es posible varios pares de calcetines de tamaños diferentes, para cambiártelos si tienes algún problema. En caso de lesión, no dudes en consultar con los equipos de podólogos presentes en el lugar.

 

Tras la línea de llegada

Seca siempre las zapatillas:para ello, saca las plantillas y llena las zapatillas con papel de periódico.

En caso de quemadura superficial de la piel, caracterizada por enrojecimiento, aplícate una capa gruesa de crema hidratante.Ante un problema más grave, tendrás que recurrir al podólogo.

-  En caso de aparición de ampollas, punciónalas y extrae el líquido con una jeringa estéril

-  Si la ampolla ha estallado, limpia la herida con agua oxigenada para eliminar todas las partículas, desinfecta y aplica un apósito

-  Si la uña se ha despegado o ha aparecido un hematoma, la perforación de la uña puede permitir volver a colocarla en su posición natural

 

Soluciona los problemas a largo plazo

Otros problemas aparecen al cabo de varias semanas o meses de entrenamiento. En este caso, hay que reaccionar de la siguiente manera:

-  Las verrugas, callos, durezas y otras acumulaciones de piel muerta debidos a un exceso de presión sobre el pie pueden ser dolorosos y producir una modificación de la pisada y eventuales tendinitis. Un podólogo podrá tratar estos problemas.

-  Los pies calzados con un medio cálido, húmedo y favorable a la proliferación de bacterias. Estas bacterias son las responsables del mal olor. La solución: desinféctate dos veces al día los pies con un jabón antiséptico durante 10 a 20 días. Al mismo tiempo, trata todos tus zapatos con un aerosol desinfectante.

 

  Más vale prevenir que curar

  Lo más importante es mantener una higiene diaria de los pies:

  - Lavarse bien los pies y secarlos rigurosamente, sobre todo entre los dedos, utilizando, si es posible, una toalla destinada únicamente a este uso

  - Cortarse las unas rectas o mejor con la forma del dedo, unos milímetros por fuera del borde del mismo

  - Utilizar una crema hidratante en caso de pies secos, a fin de evitar las grietas

  - Tratar lo antes posible las maceraciones y las micosis

¡Mantén una higiene irreprochable de los pies y la satisfacción de la carrera será más intensa!
 

Artículo redactado por Frédéric Delval, podólogo

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA