Tres prioridades para seguir estando activo y eficiente en invierno

 

Prioridad al equipamiento

¡Nadie te obliga a correr en pantalón corto y camiseta de tirantes con temperaturas negativas! La práctica del running puede y debe enfocarse bajo el signo de la comodidad. Hablando claro, adapta tu equipamiento a las condiciones climáticas…

La gama textil Kalenji propone productos concebidos para luchar contra el frío y el viento facilitando una perfecta evacuación del calor. Elige materias más nuevas, más «transpirables», en vez de unos viejos polares que congestionan. 

Dos consejos:

- Piensa en proteger tus extremidades particularmente sensibles al frío llevando guantes y gorro (aunque te los tengas que quitar durante el esfuerzo).

- Equípate con prendas que sean visibles tanto si corres de noche como si corres por zonas poco iluminadas (incluso y sobre todo en medio urbano donde el tráfico automóvil es particularmente denso). Ser visto es la prioridad n°1. Kalenji by Night propone numerosos productos que cumplen con esa prioridad.

 

La calidad en vez de la cantidad

El calentamiento debe ser aún más meticuloso cuando llega el frío. Pero puede y debe luego dejar lugar a secuencias de entrenamiento tónicas y variadas.

Cambia a menudo el ritmo de tus sesiones.

Ejemplo de una sesión de unos 50 minutos a realizar dos veces por semana:

- 15 minutos muy lentamente – simple trote.

- 10 minutos de aceleración progresiva – para que suba el ritmo cardíaco, para calentar correctamente los músculos y para iniciar el proceso de sudación.

- 15 minutos de 30-30 (alternancia de 30 segundos rápidos y 30 segundos lentos).

o

- 20 minutos compuestos de 5x3min a un ritmo de 10km (con una recuperación de 1min30) o 3x5min al ritmo de una media maratón (con una recuperación de 2min30 entre cada secuencia rápida).

- 10 minutos para volver a la calma gracias a un pequeño footing.

 

¡La carrera no es lo único en la vida!

En invierno es cuando el entrenamiento cruzado debe ocupar su verdadero lugar en la organización semanal del corredor. Y eso sea cual sea su nivel. La práctica de actividades en sala permite conocer otras disciplinas deportivas de fondo — incluso explorar nuevos territorios.

A privilegiar :

- La bici estática que permite efectuar un buen trabajo cardiovascular y conservar e incluso mejorar la VMA (velocidad máxima aerobia).

- La natación que incita a evolucionar en otro elemento y a trabajar los grupos musculares de la parte superior del cuerpo.

Pero también :

- Los ejercicios de musculación y de refuerzo. Resumidos en la denominación de «preparación física general»  (PFG), tonifican y refuerzan toda la musculatura – no sólo la de las piernas.

- Los ejercicios de estiramientos y de respiración profunda. El invierno es la época del año ideal para abrir la puerta a una clase de yoga. Prefiere la Ashtanga, técnica que privilegia el encadenamiento de posturas.

Evidentemente existe la posibilidad de correr en invierno. Sin embargo hay que tener ciertas precauciones. No olvidar cortar el entrenamiento durante al menos quince días para que el organismo pueda recuperarse en profundidad de los esfuerzos proporcionados a lo largo de todo el año.

 

Buena carrera !

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
IR ARRIBA